• Ruinas del sanatorio de tuberculosos: “Enfermería Victoria Eugenia"

    Actualmente, y como podéis ver en las fotografías no queda más que un montón de escombros y ruinas que marcan el perímetro de lo que fue el edificio. En frente, donde se hallaba el camposanto aún pueden observarse algunos trozos de lápidas al descubierto. A día de hoy paseando por la zona uno puede sentir la inmensa calma que trasmite el entorno. Entendemos que es un sentimiento muy alejado del de las personas que allí se encontraban internada, conviviendo día a día con la tuberculosis y el terrible sufrimiento de saber que su fin cada vez se encontraba más cerca.

  • El Teso, un barrio de brujas

    Este distrito, hoy despoblado, es famoso por haber sido un gueto de brujas y hechiceras. Y es que existe constancia escrita que a partir del siglo XVI se produjo en la zona un repunte en las prácticas esotéricas. 

  • La Cueva de los Maragatos

    Para encontrar estos tesoros es necesario realizar un ritual: hay que llevar la flor de un helecho macho, dos objetos sagrados, una servilleta sin estrenar y una vela encendida.

  • El bandolero Sandalio Estudillo

    Sus cadáveres, con las caras pobladas de largas barbas blancas fueron expuestos en la Plaza para contemplación de los atemorizados vecinos.

  • Tío Picote, el caudillo torniego que plantó cara a los franceses

    Lo que proponéis es una cobardía. Los gabachos nos fusilarán y arrasarán el pueblo. Sabemos que hemos de morir, pero vale más que sea peleando que como borregos. ¿Es que queréis vernos deshonradas en sus brazos? ¡Fuera! ¡Fuera! Si tenéis miedo, quedaos atrás. Nos bastamos las mujeres para defendernos. ¡Vengan los fusiles! ¡Cobardes!

  • El macabro crimen de Berzocana

    Francisco y Monterroso mataron a Fulgencio y a su esposa Dolores Flores, de allí se fueron a por la hija mayor Trinidad, Monterroso acabó con la vida de Providencia sin que se diera cuenta Ana y Francisco asesinó de varios hachazos a Petra

  • Agustín Luengo, el Gigante Extremeño

    Le hizo una curiosa propuesta: Le compraría su cuerpo en vida a cambio de una renta de 3.000 pesetas, una fortuna en aquella época, equivalente al salario medio de ocho años. Agustín recibiría 2,50 pesetas al día mientras viviese y a su muerte, su cuerpo pasaría a una especie de museo anatómico

  • La cueva de la Virgen de Argeme

    Parece ser que unos lobos hacían guardia en la puerta de la gruta cuando la imagen se quedaba sola y que fueron estos mismos lobos los que guiaron desde el convento hasta la cueva aquellos que acudieron a buscarla.

  • Serpientes en la Iglesia de San Blas de Risco

    En dichos escudos se representan dos serpientes que parecen estar enfrentándose en una encarnizada lucha.

  • La Bella Dama de Blanco del Guadiana

    Dicen que todo aquel que quiera a la Dama de Blanco de cerca solamente tiene que nadar hasta la cuarta pilastra del Puente de Palmas una noche de luna llena, aunque el precio por contemplarla pueda ser la muerte

  • Pages